Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea abordarán el próximo lunes en Luxemburgo los esfuerzos diplomáticos para tratar de resolver la crisis en Venezuela a través de nuevas elecciones presidenciales, la respuesta para proteger las inversiones europeas en Cuba tras la reactivación de la Ley Helms-Burton por la Administración de Donald Trump, así como las tensiones con Irán en el Golfo de Omán.

Respecto a Venezuela, los Veintiocho abordarán las gestiones del Grupo de Contacto Internacional sobre Venezuela abanderado por la UE, los "primeros contactos" del ex secretario general iberoamericano Enrique Iglesias, nombrado por Federica Mogherini como su asesor para ayudar a promover una solución y el proceso "paralelo" auspiciado por Noruega entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición que encabeza el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, según han avanzado fuentes diplomáticas.

El Gobierno sueco ha acogido este viernes una reunión en Estocolmo "con algunos de los actores internacionales clave en apoyo a los esfuerzos actuales para promover urgentemente una solución pacífica, política y democrática a la crisis en Venezuela" pero ha rechazado confirmar quienes asistieron ni avanzar si se han producido avances. Representantes de la UE, Rusia, la ONU, Cuba y el Vaticano, incluido Iglesias, acudieron a Estocolmo, según la agencia AP.

La UE de momento descarta aumentar la presión sobre el régimen de Maduro con más sanciones por ahora como pide la oposición y apuesta por apoyar los esfuerzos diplomáticos.

"Hay que llegar hasta el final en las negociaciones, dar la oportunidad a la diplomacia y solo después si no llegamos a encontrar una solución satisfactoria, tomar las medidas necesarias para intentar forzar una solución", han explicado fuentes diplomáticas, que reconocen que las negociaciones en Oslo suponen "la última oportunidad", aunque dejan claro que el trabajo de preparación de las sanciones a nivel "técnico, puede continuar".