La derrota del Estado Islámico en Siria ya es prácticamente una realidad. Sin embargo, cientos de civiles, en su mayoría mujeres e hijos de los yihadistas, continúan huyendo del horror de la guerra hacinados en camiones que les trasladan al campamento de Al Hol, en la provincia de Al Hasaka.

En ese campamento se encuentran cerca de 29.000 desplazados procedentes de la zona de Hayín, próxima a Baghuz, que huyeron de los combates entre las Fuerzas Democráticas Sirias y el Estado Islámico. Entre los desplazados en este último grupo de 30 camiones se encuentran unos 150 yihadistas. Las FDS iniciaron el pasado 9 de febrero su ofensiva para expulsar a Estado Islámico de Baghuz, la única zona que aún está bajo su control en la provincia de Deir Ezzor.

El Estado Islámico ha seguido perpetrando atentados de forma frecuente en Irak y ha lanzado varias ofensivas en los últimos meses en Siria para intentar expandir sus territorios y reducir la presión a la que se está viendo sometido, estrategia que no ha tenido éxito.

Te podría interesar...

Al menos 17 muertos y más de 50 heridos en un doble atentado con coche bomba en Siria

El Estado islámico contruye una red de túneles en los lugares que controlan

Transforman un autobús en una escuela móvil para los niños que se han quedado sin colegio en Irak