17.002500

Publicidad

Relaciones EEUU-China

El FBI busca una científica china escondida presuntamente en el consulado de San Francisco y la acusa de espionaje

El FBI acusa a Tang Juan de mentir al tramitar su visado ya que negó haber servido en las Fuerzas Armadas de China y, posteriormente, descubrieron fotos de la científica con uniforme militar.

En resumen
  • El Tribunal de Distrito de San Francisco cree que Tang trabajó en la Universidad de Medicina Militar de la Fuerza Aérea de China

Continúan las acusaciones de espionaje de Estados Unidos a China. El FBI cree que una científica china, con vínculos con el Ejército de su país, se esconde en el consulado de China en San Francisco para evitar que sea detenida tras ser acusada de haber tramitado un visado falso, según el proceso abierto en el Tribunal de Distrito de la ciudad californiana.

Según los documentos presentados ante el tribunal californiano, el pasado 20 de junio pasado el FBI interrogó a Tang Juan, una investigadora de biología de la Universidad de California, y fue acusada, seis días después, de haber cometido fraude en la tramitación de su visado, según informa USA Today.

Los investigadores aseguran que la científica declaró con falsedad en su solicitud de visado que no había servido en las Fuerzas Armadas de su país. Sin embargo, descubrieron fotos de la científica con uniforme y comprobaron que había trabajado en la Universidad de Medicina Militar de la Fuerza Aérea de China (UMMFAC), según los documentos que posee el tribunal.

Tras ser interrogada por el FBI, Tang huyó al consulado de China en San Francisco donde, al parecer, aún permanece escondida, alegan los fiscales estadounidenses citados por USA Today. Durante su entrevista, Tang negó haber servido en las Fuerzas Armadas chinas y afirmó que era obligatorio usar uniforme militar para asistir a la Universidad.

En las pesquisas judiciales también se menciona a otros dos investigadores chinos acusados de ser sospechosos de proporcionar información falsa sobre sus identidades a las autoridades estadounidenses con el propósito de permanecer en el país. Al parecer, estos investigadores chinos trabajaron en las universidades de California, San Francisco y Duke, pero los fiscales aún no les han acusado explícitamente de delitos relacionados con el espionaje.

Publicidad