Una guerra de divisas entre Estados Unidos y China no parece que esté muy lejos. El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció nuevos aranceles para productos de China por valor de 300.000 millones de dólares. La respuesta del país asiático ha sido la devaluación de su moneda, el yuan.

Esta decisión ha tenido gran repercusión: los mercados han sufrido una bajada generalizada. La guerra de aranceles entre Estados Unidos y China ha provocado la caída en las Bolsas de todo el mundo, Wall Street ha sufrido la peor jornada de todo el año. La caída del yuan hundió las Bolsas asiáticas, seguidas de las europeas y después las norteamericanas.

La economía global está amenazada por los ataques comerciales, las fuertes caídas en las Bolsas y el volumen de deudas. La caída del yuan hace que las exportaciones chinas sean más competitivas y de esta manera contrarrestar el efecto negativo que suponen los aranceles comerciales de Estados Unidos.