Sede central de la BBC en Londres

Publicidad

China

China bloquea las emisiones de la BBC por "dañar sus intereses y minar la unidad" y Reino Unido contesta que es "inaceptable"

Guerra abierta entre China y Reino Unido después de que el país asiático haya anunciado que bloquea las emisiones en el país de la cadena británica BBC. El ministro de Exteriores británico, Dominic Raab, ha tildado lo ocurrido de "inaceptable".

China ha acusado a la BBC, cadena de Reino Unido, de "dañar los intereses nacionales y minar la unidad nacional" a través de informaciones que no son "imparciales y verídicas" y por ello el país asiático ha bloqueado las emisiones en su país del canal británico BBC World News.

La autoridades chinas dicen que el contenido de la BBC va "contra los requisitos de que la información debe ser imparcial y verídica". La Administración Nacional de Radio y Televisión mediante un comunicado publicado en su página web ha asegurado que "tras una investigación, se concluyó que las informaciones relativas a China de BBC World News violaron seriamente" las regulaciones en vigor relativas a la emisión y "violaron los requisitos de que las noticias deben ser verídicas e imparciales".

Consideran las autoridades que la cadena "no cumple con las condiciones de emisión de canales extranjeros en China, no se permitirá su emisión en China y no se aceptará su solicitud de retransmisión para el próximo año".

Reino Unido contesta que es "inaceptable"

La respuesta desde Reino Unido no se ha hecho esperar y a través de un comunicado firmado por el ministro británico de Exteriores, Dominic Raab tildó de "inaceptable" la decisión.

Raab denunció la prohibición como "una restricción inaceptable de la libertad de los medios de comunicación" que dañará la "reputación de China a los ojos del mundo".

El origen de este desencuentro parece encontrarse en la publicación de unos reportajes que denuncian graves violaciones de los derechos humanos de minorías religiosas en la región noroccidental de Xinjiang y cuyas acusaciones Pekín niega tajantemente. Desde entonces la prensa estatal china ha dirigido una campaña contra la BBC.

Publicidad