El momento en el que el hombre agarra a la niña

Publicidad

Intentos de rapto

Un chico de 16 años rescata a una niña de ser secuestrada por un pederasta en Rusia

Una cámara de seguridad ha grabado el momento en el que el atacante agarra a la niña y la empuja hacia el interior de su automóvil, momento en el que aparece el joven que evita el secuestro.

En resumen

  • El joven, de 16, cuenta que escuchó a la niña pedir ayuda a gritos
  • Una cámara de seguridad captó el terrible momento

Un joven de 16 años ha logrado salvar a una niña de nueve años del ataque de un pedófilo al escuchar sus gritos desesperados de ayuda en plena calle. Vyacheslav Doroshenko estaba caminando sobre la nieve en Irkutsk, Rusia, después de su entrenamiento de baloncesto cuando vio a un hombre de unos cincuenta años agarrar a una niña e intentar introducirla dentro de su automóvil.

Las imágenes escalofriantes, grabadas por una cámara de seguridad, muestran el horrible momento en que el atacante agarra a la niña y la empuja hacia el interior de su automóvil. "Llegué al ferrocarril y la escuché gritar. Y vi cómo un hombre la obligaba a subir a un coche", cuenta el joven en una entrevista recogida por Daily Mail.

Escuchó a la chica pedir ayuda a gritos. "Rápidamente me di la vuelta, vi a la única persona adulta que había en la calle, corrí hacia él, le conté lo que sucedió y corrimos hacia el coche del secuestrador", cuenta el joven.

El hombre a quien Vyacheslav pidió ayuda, llamado Gleb Sizykh, cuenta que "el niño estaba asustado". "Me apresuré hacia ese coche. Quería ver cómo reaccionarían ese hombre y la niña misma. Tan pronto como el niño y yo comenzamos a acercarnos al automóvil se fue", relata el hombre.

Entonces Vyacheslav se subió al coche de Gleb y siguieron al secuestrador, que había sido liberado de la cárcel en 2017 después de cumplir una condena por violación. El atacante condujo hacia un callejón sin salida y Gleb le bloqueó la salida.

Se enfrentaron al hombre y dejó ir a la niña tras decir: "Me confundí, pensé, era mi hermana". La pequeña se puso a llorar y Gleb le dio su teléfono para que llamara a su madre.

Publicidad