Al menos 121 personas han sido detenidas durante los disturbios en una nueva jornada de movilizaciones de los "chalecos amarillos" en el que es ya el 18º sábado consecutivo de protestas, según ha informado la Policía.

Esta cifra de detenidos es considerablemente superior a la de jornadas anteriores de protesta y coincide con un incremento de la violencia con barricadas, saqueos de comercios de lujo y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en el centro de París.

En cuanto a la participación, las autoridades han reconocido 14.500 manifestantes en toda Francia hasta las 14:00 horas, 10.000 de ellos en París, un aumento importante con respecto al sábado pasado, cuando a la misma hora se habían contabilizado 7.000 manifestantes en toda Francia, 2.800 de ellos en París.

Además, se ha informado de al menos once heridos leves, incluidos dos policías, debido a un incendio en una sucursal bancaria de la avenida Franklin D. Roosevelt parisina. "Dos personas han sido salvadas de las llamas, una mujer y su bebé, que habían quedado atrapados en el segundo piso", ha explicado el departamento de bomberos.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, ha subrayado que el fuego está bajo control y ha atribuido el incidente a "asesinos" infiltrados entre los manifestantes del movimiento de los "chalecos amarillos". "Los individuos que cometieron este acto no son ni manifestantes ni matones: son asesinos", ha señalado Castaner.

También la alcaldesa de París, la gaditana Anne Hidalgo, ha condenado "los abusos insoportables cometidos". "Condeno en los términos más enérgicos los abusos insoportables cometidos", ha indicado Hidalgo en su cuenta en Twitter."