El presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, sale de la Casa Blanca para visitar el muro fronterizo entre Estados Unidos y México en Alamo, Texas, este 12 de enero de 2021

Publicidad

Twitter

El CEO de Twitter justifica el bloqueo de la cuenta de Donald Trump pero lo tacha de "fracaso" de la compañía

Jack Dorsey, ejecutivo de Twitter, asegura que no celebra la cancelación de la cuenta de Donald Trump pero que está de acuerdo con la decisión. Sin embargo, asegura que puede sentar un "peligroso precedente".

Jack Dorsey, director ejecutivo de Twitter, ha respaldado el bloqueo de la cuenta a Donald Trump, presidente de Estado Unidos, pero también asegura que sienta un precedente "peligroso" y que lo considera un fracaso de la compañía al no poder asegurarse de entablar una conversación saludable entre los usuarios.

"Si bien hay excepciones claras y obvias, creo que una prohibición es un fracaso nuestro en última instancia a la hora de promover una conversación saludable. Tener que prohibir una cuenta tiene ramificaciones reales y significativas", explicó Dorsey a través de unos mensajes de Twitter.

La red social explicó la razón por la que expulsó a Trump: "Hay un riesgo de una mayor incitación a la violencia" por parte del mandatario.

"Sienta un peligroso precedente"

El ejecutivo de Twitter está seguro de la decisión de vetar a Trump, pero ambién tiene sus peros: "Sienta un precedente que puede ser peligroso. Tener que tomar estas acciones fragmenta la conversación pública".

Desde que Donald Trump fue elegido presidente de los Estados Unidos ha utilizado su cuenta de Twitter como un medio en el que expresarse sin tapujos, pero esta red social limitó su acceso desde que varios de sus partidarios irrumpieran en el Capitolio hace una semana.

Esta decisión ha enfadado mucho a los seguidores de extrema derecha, que acusan a Twitter de restringir la libertad de expresión. Como era de esperar, los seguidores de Biden han aplaudido la decisión.

Donald Trump está a apenas una semana de dejar de ser oficialmente presidente de los Estados Unidos tas cuatro años de un polémico mandato.

Publicidad