Notre Dame

La Catedral de Notre Dame de París se reconstruirá sin cambios en la cubierta y la aguja

Desde que se produjo el incendio de Notre Dame en abril de 2019, la catedral ha permanecido cerrada al público. Ya se ha dado luz verde al proyecto de restauración y no habrá cambios significativos con respecto a su imagen.

Publicidad

La Catedral de Notre Dame de París quedó parcialmente destruida en el incendio de abril de 2019. Ya se ha dado luz verde a su programa de restauración. La diócesis de París ha hecho un estudio global sobre la reposición del mobiliario litúrgico que se perdió aquel día, teniendo en cuenta las necesidades de culto y de la gestión de los flujos de fieles y visitantes.

Si algo está claro es que tanto el exterior, como la cubierta y la aguja se reconstruirán de manera idéntica al estado anterior al incendio, por lo que ahora lo que está en debate es el diseño del interior. La diócesis de París quiere hacerlo teniendo las necesidades de culto, pero algunos de sus proyectos no han gustado a los expertos en arte. Una de estas iniciativas que se cuestionan para el interior es convertir el coro en un espacio de oración ya que se podría dañar el suelo del siglo XVIII.

Otros aspectos que se cuestionan son el traslado de estatuas o el cambio de las características sillas de la Catedral por bancos con ruedas, además de la ampliación de la iluminación. Algunas filtraciones sobre este programa de restauración hablan de la instalación de obras de arte contemporáneas, frases bíblicas en los muros escritas en varios idiomas y otros cambios en los que los historiadores de arte y especialistas se muestran en contra.

Según Le Monde, el Ministerio de Cultura no se opone a añadir obras de artistas urbanos como Ernest Pignon-Ernest y otros contemporáneos como Anselm Kiefer o Louise Bourgeois. "El clero tiene derecho a decidir ciertas cosas pero hay una cuestión que se impone: la historia, el monumento", destacó el fundador de la revista La Tribune de l'Art, Didier Rykner en la emisora France Info .

La Catedral de Notre Dame estuvo a punto de derrumbarse por completo por culpa de las llamas, pero afortunadamente los bomberos lograron impedirlo. La Catedral, en la que se celebraban unas 2.400 misas y unos 150 conciertos al año, debería reabrir en 2024, cinco años después de este trágico incendio.

Publicidad