Es una de las carreras de obstáculos más curiosas del Reino Unido: hombres y mujeres corriendo con sus parejas a hombros. Se celebra en Dorking, Surrey, al sur de Inglaterra.

Los participantes tienen que sortear pilas de heno y los ataques con agua del público para hacerse con el primer puesto.

Para poder competir solo hay un requisito: que tu pareja pese al menos 50 kilogramos, en caso de ser menos se añadirá un peso extra. Los ganadores se llevan un bidón gigante de cerveza.