Carlos de Inglaterra cumple medio siglo esperando subir al trono y no parece que lo vaya a hacer en breve. La Reina Isabel II se limita a hacer homenajes a su hijo. Altos miembros de la realeza, entre ellos los hijos de Carlos, Guillermo y Enrique, y sus esposas Catalina y Meghan, respectivamente, han asistido a la fiesta, que, según ha indicado el palacio, rindió tributo a los 50 años de servicio del príncipe a Gales.

Carlos fue nombrado príncipe de Gales, el título tradicionalmente ostentado por el heredero al trono británico, en julio de 1958, cuando tenía nueve años. Fue investido formalmente en una ceremonia televisada en el Castillo de Caernarfon en julio de 1969. La vestimenta que Carlos usó para la ocasión, junto con una corona pequeña, una espada y otros objetos usados en la ceremonia, han sido exhibidos en la recepción.

Junto a la realeza había figuras de las organizaciones de beneficencia galesas del príncipe, además de interpretaciones musicales de estudiantes del Royal Welsh College of Music and Drama y un discurso del Arzobispo de Canterbury, Justin Welby.

Carlos, de 70 años, ha esperado más que cualquiera de sus antecesores para convertirse en monarca y sería el rey con más edad de la historia en iniciar su reinado cuando suceda a su madre, de 92 años, quien ostenta el récord del reinado más largo de Reino Unido.