Ola de calor

Canadá investiga la muerte de unas 500 personas en plena ola de calor

La ola de calor que produce altas temperaturas en Canadá provoca incendios graves al oeste. Las autoridades también informan de inundaciones.

Publicidad

Decenas de incendios forestales y varias inundaciones se han declarado en las últimas horas por las elevadas temperaturas en varias partes de Canadá. Allí, las autoridades de la costa del Pacífico siguen intentado establecer el número de fallecidos por la ola de calor que se inició hace una semana.

La provincia occidental de Columbia Británica es la más afectada; se enfrenta a las consecuencias de las elevadas temperaturas. Las autoridades canadienses investigan la muerte de casi 500 personas a causa de la intensa ola de calor que azota el país.

En las últimas 24 horas se han iniciado más de 60 incendios forestales en Columbia Británica, que también ha registrado más de 29.000 relámpagos en el mismo periodo de tiempo.

Hay un total de 119 incendios forestales activos en la provincia, una cifra muy superior a lo normal para estas fechas. Esto anticipa problemas en las próximas semanas. El mayor incendio se encuentra en los alrededores de la ciudad de Kamloops, con una extensión de 31.000 hectáreas.

Lytton, destruida

La pequeña localidad de Lytton, situada en el interior de Columbia Británica, ha roto los récords tras alcanzar los 49,6º. La localidad quedó destruida en las últimas horas por un incendio que obligó a evacuar a sus 250 habitantes.

La Policía intenta localizar a unas 1.000 personas que tuvieron que huir de la zona cuando se desencadenó el incendio en la noche del miércoles, que arrasó con el 90% de los edificios.

A pesar de haber bajado las temperaturas en la zona, las autoridades mantienen aviso de calor extremo en algunos puntos debido a que las temperaturas son más elevadas de lo habitual.

Peligro por desbordamiento de ríos

El calor en Columbia Británica también hace que la nieve de las montañas se derrita a gran velocidad. Esto provoca inundaciones. Las autoridades han advertido que los dos principales ríos del interior de esa provincia, Upper Fraser y Chilcotin, están a punto de desbordarse.