El deshielo primaveral está produciendo fuertes inundaciones en Quebec, Canadá.

El agua ha cubierto calles y carreteras y ha obligado a muchos vecinos a ser rescatados en botes.

Los residentes aseguran que llevaban diez años sin ver unos niveles tan altos de de agua.