En una entrevista en Onda Cero, la ministra Calviño ha explicado que aún se está trabajando en el modelo de financiación de la nueva Autoridad Independiente de Protección al Cliente Financiero y que sería una de las primeras cosas que le gustaría culminar.

En relación al borrador del anteproyecto de ley para regular esta figura, se fija una tasa de 200 euros que las firmas tendrán que abonar por cada reclamación recibida. Calviño ha reconocido que es un texto normativo que le "ha dado pena no sacar" en la pasada legislatura y que es una de sus prioridades de cara a la próxima.

Se ha visto, ha argumentado, que los procesos judiciales son lentos y costosos para el consumidor y que el papel del Banco de España, que recibe miles de reclamaciones cada año, no es vinculante porque no puede obligar a la banca a cumplir sus dictámenes.

"Si se pone un pago a los bancos incentiva para que lo resuelvan", ha reconocido Calviño que, por otro lado, ha considerado prematuro concluir que, detrás del encarecimiento de las hipotecas, puedan estar los cambios normativos en esta materia.

La ministra también se ha referido a que el Gobierno revisará al alza su previsión de crecimiento del PIB para 2019, que actualmente está en el 2,2 %. Calviño ha evitado concretar en cuántas décimas se revisará y solo ha señalado que será "en línea con algunos de los que ya la han revisado" y que se abordará en los "próximos días".