Incendios

California declara el estado de emergencia por los incendios forestales

Italia prevé peores datos que los del años pasado al haber alcanzado la cifra de más de 30.000 incendios forestales.

Publicidad

Muchas zonas del mundo están siendo afectadas por los incendios forestales que actualmente se están dando. Sin ir más lejos, en nuestro propio país se continúa con la extinción de varios de ellos, como es el caso de Tenerife.

Las altas temperaturas y la falta de lluvia dificultan que estas situaciones disminuyan. Muchas de nuestras comunidades se han visto gravemente afectadas y algunas de ellas incluso han llegado al nivel 2 de alerta. Mientras tanto, en el resto del mundo también se están dando incendios de similar calibre, donde también se han tenido que evacuar a miles de personas por la cercanía de las llamas a sus viviendas.

CALIFORNIA

El incendio forestal de California, que se desató el viernes en el Parque Nacional de Yosemite, ha arrasado ya miles de hectáreas. Los oficiales han descrito el fuego como "explosivo", ya que en apenas 24 horas ha pasado de 250 a cerca de 4.800 hectáreas calcinadas.

Declarado en el condado de Mariposa, según el boletín del sábado, difundido por el Departamento Forestal y de Protección contra Incendios de California, el incendio ya ha destruido diez propiedades y dañado otras cinco. Asimismo, 6.000 personas habrían sido evacuadas, según informa Héctor Vásquez, del Departamento de Bosques e Incendios.

El Gobernador de California, Gavin Newsom, ha declarado el "estado de emergencia" en el condado de Mariposa, aludiendo las "condiciones de peligro extremo para la seguridad de las personas y las propiedades".

En la extinción trabajan más de 500 bomberos asistidos por un avión, asegura Vásquez a AFP y añade que la situación se mantiene "verdaderamente desafiante".

El oeste del país ya habría experimentado incendios forestales de similar alcance en los últimos años, una tendencia que los científicos atribuyen al calentamiento global.

GRECIA

Los bomberos de Grecia continúan las tareas para controlar los dos grandes focos declarados en la isla de Lesbos y en el gran Parque Nacional de Dadia, donde las llamas ya han destruido 1.500 hectáreas de bosque virgen.

Ante el avance del fuego, las autoridades de la localidad de Dadia, esta noche se ha dado la orden de evacuación mientras los bomberos siguen creando cortafuegos en el bosque de pinos. Ya son 320 los efectivos que luchan en las tareas de extinción de las llamas. De este foco preocupa el núcleo de la selva virgen, un santuario de aves rapaces y hogar de la última colonia de buitres negros en el sureste de Europa.

Continúa, también, el incendio proclamado al sur de la isla de Lesbos, donde el sábado fueron evacuados los vecinos de la localidad de Vatera. Allí las llamas han llegado hasta las viviendas y algunos vehículos.

La Policía griega ha informado de un total aproximado de 450 evacuaciones en las últimas horas. La última de ellas se ha producido en Chryssokelaria, en el suroeste del Peloponeso, según la emisora pública ERT.

A estos dos incendios hay que añadir otros dos grandes focos: el registrado en la zona montañosa cerca de la localidad de Grevená, en la región de Macedonia Occidental, y otro cerca de la ciudad noroccidental de Preveza, en la región de Epiro. Asimismo, las autoridades griegas han confirmado 141 nuevos focos en las últimas 24 horas, según la información ofrecida por el departamento de Bomberos.

ITALIA

En el último mes, Italia ha sufrido más de 30.000 incendios forestales, un 14% más en comparación al año pasado.

Los bomberos italianos afirman haber intervenido en 32.921 incendios desde el 15 de junio al 21 de julio. Un panorama agravado a las altas temperaturas y la sequía más grande de los últimos 70 años.

Después de la situación que se vivió el año pasado en el país, las cifras de este año prevén unos datos peores, según el informe publicado este viernes por el Instituto italiano para la salud del planeta.

Las zonas más afectadas por los incendios durante el último mes fueron varias zonas del sur como Sicilia, Apulia y Calabria, y en el centro del país, Lacio. Mientras tanto, el incendio activo del Monte de Massarosa, cerca de Lucca ha alcanzado las 868 hectáreas quemadas y su evolución preocupa, debido a que el viento está provocando que se disperse y avance "de forma irregular", explica el presidente de la Toscana, Eugenio Giani.

Por su parte, en la meseta del Carso, en la frontera de Eslovenia, una voluntaria de Protección Civil murió esta noche mientras intentaba apagar un nuevo incendio que se añadió a los otros cuatro focos activos de la zona.

FRANCIA

Los dos incendios al sur de Burdeos, que han quemado cerca de 21.000 hectáreas, se mantienen contenidos, pero están lejos de quedar extinguidos, y aunque todavía quedan más de 30.000 personas por volver a sus casas, unas 6.000 ya han podido volver a sus casas.

En una entrevista a la emisora 'France Info', la delegada del Gobierno del departamento de Gironde, Fabienne Buccio, ha indicado que la vuelta a sus viviendas o lugares de vacaciones de los evacuados se realizara "sector por sector" en función de la evolución de los incendios.

Desde que comenzaran el 12 de julio por la tarde, ya han sido desalojadas 36.750 personas de sus casas y de varios campings.

Alrededor de 1.800 bomberos siguen movilizados, apoyados por diversos medios aéreos.

Publicidad

Temporal Europa

El fuerte temporal que azota Europa deja 12 muertos y colapsa varias ciudades causando numerosos destrozos

Tormentas de granizo, fuertes lluvias y rachas de viento de hasta 200 km/h dejan al menos 12 personas muertas en varias ciudades europeas colapsadas.

Piden la desmilitarización de Zaporiyia

Ucrania ataca suelo ruso en Bélgorod y destruye instalaciones militares para debilitar a los enemigos

Zelenski está destruyendo instalaciones militares rusas para forzar la expulsión de las tropas enemigas de su territorio. El foco está puesto ahora en Zaporiyia, que permanece bajo control del Kremlin. Ucrania ha pedido a la ONU la desmilitarización de la planta nuclear para evitar una catástrofe mundial.