La chica tenía 12 años cuando fue secuestrada en Estados Unidos por su padrastro, Henri Michelle Piette, que abusó sexualmente de ella y terminó convirtiéndose en el padre de sus nueve hijos. La joven consiguió escapar de su cautiverio 20 años después.

Todo comenzó en 1977 en la ciudad de Poteau, en Oklahoma, donde Piette raptó a la joven de su escuela días después de que la madre de la menor, harta de sufrir agresiones, terminara la relación.

Fue entonces cuando Piette huyó a México con la menor y le obligó a casarse con él con tan solo 13 años. Después tuvieron nueve hijos., según informa 'El Comercio'

El calvario de la joven acabó en 2016 cuando escapó con sus hijos de la casa donde estaban secuestrados en México. Piett,e de 63 años, fue condenado a cadena perpetua la semana pasada por secuestro y por agresión sexual.