SU PRIMERA CUMBRE CON LOS SOCIOS DE LA ALIANZA

Bruselas se blinda ante la llegada de Donald Trump para participar en la cumbre de la OTAN

Se han desplegado más de 4.000 policías, cientos de agentes de incógnito y hasta águilas entrenadas para derribar drones. Todo, para evitar cualquier incidente en Bruselas, donde se celebra la cumbre de la OTAN.

Publicidad

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha evitado responder a una pregunta sobre si los británicos pueden seguir confiando en su país en el intercambio de información de inteligencia, tras las filtraciones procedentes de Washington sobre el atentado terrorista de Manchester.

Un periodista preguntó a Trump al respecto cuando el mandatario estaba recibiendo a su homólogo francés, Emmanuel Macron, en la residencia del embajador estadounidense en Bruselas para mantener un almuerzo privado con él. Trump ignoró la pregunta y se dirigió junto a su esposa, Melania, y Macron al interior de la residencia.

Trump ha aterrizado en Bruselas procedente de Roma, donde se reunió en el Vaticano con el Papa Francisco para hablar, entre otros temas, de las "amenazas terroristas y el extremismo", y de la "radicalización de los jóvenes", según explicó su secretario de Estado, Rex Tillerson, a los periodistas a bordo del avión Air Force One.

La cumbre de este jueves en Bruselas se celebrará apenas dos días después del atentado suicida en la ciudad británica de Manchester, donde murieron 22 personas, entre ellas varios niños, y decenas resultaron heridas.

En declaraciones junto al primer ministro belga, Charles Michel, con quien se reunió a su llegada a Bruselas, Trump subrayó la importancia de trabajar conjuntamente en materia de seguridad tras el atentado de Manchester. "Vamos a ganar la guerra del terrorismo juntos", remarcó el mandatario estadounidense.

Con la conmoción por lo ocurrido en esa ciudad inglesa todavía muy presente y la participación en la cumbre de la primera ministra británica, Theresa May, Trump prevé plantear que la OTAN se una formalmente como organización a la coalición internacional contra el EI que lidera EEUU.

De acuerdo con Tillerson, "sería un paso muy importante" que la OTAN como bloque se uniera formalmente a la campaña contra los yihadistas. El jefe de la diplomacia estadounidense detalló que está en manos del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, poner ese tema en la "agenda" de la cumbre, al enfatizar que la Alianza cada vez "se ha comprometido más y más" en los esfuerzos para derrotar al Daesh.

Por otro lado, Tillerson anticipó que Trump será "duro" con los aliados de EEUU en la OTAN en el sentido de que quiere que todos "cumplan completamente con sus obligaciones" en lo relativo al gasto de al menos el 2% de su producto interior bruto (PIB) en Defensa. "Creo que eso va a ser el núcleo de su mensaje a la OTAN", insistió el secretario de Estado.

Según Tillerson, el mensaje de Trump irá en esta línea: "Nosotros estamos haciendo mucho. El pueblo estadounidense está haciendo mucho por vuestra seguridad y nuestra seguridad conjunta. Necesitamos asegurarnos de que estáis haciendo vuestra parte para vuestra propia seguridad también".

Durante su campaña electoral, Trump calificó reiteradamente a la OTAN de "obsoleta" y, ya desde la Casa Blanca, ha insistido en que los demás miembros deben igualar, de manera proporcional, el compromiso monetario de EEUU con la organización.

Para "la única cosa que él (Trump) no tiene paciencia" es para cierta "palabrería" de los aliados en la OTAN acerca del aumento del gasto en defensa, explicó recientemente bajo anonimato a un grupo reducido de medios, un alto funcionario de la Casa Blanca. "O vemos cambios reales en lo referente a la OTAN o trataremos de formular un modo diferente de hacer las cosas", dijo la fuente.

Trump se aloja en la residencia del embajador de EEUU en Bélgica y este jueves ha llegado a la sede del Consejo Europeo, para entrevistarse con los presidentes de la Comisión y el Consejo, Jean-Claude Juncker y Donald Tusk, respectivamente.

Más tarde Trump almorzará con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y a continuación se desplazará hasta el nuevo cuartel general de la OTAN, donde será recibido por Stoltenberg. Con él visitará las nuevas instalaciones de la Alianza y descubrirá un pedazo del muro de Berlín, así como un monumento conmemorativo cedido por EEUU en homenaje a las víctimas de los atentados terroristas del 11-S y al artículo 5 del Tratado de Washington, la piedra angular en que se sustenta la Alianza y que se basa en la defensa mutua de sus miembros en caso de ataque exterior.

Para finalizar su jornada en Bruselas antes de viajar a la ciudad siciliana de Taormina para la cumbre del G7, Trump participará en la cena de trabajo de los líderes del Consejo del Atlántico Norte en compañía del jefe del Pentágono, James Mattis.

Publicidad