Publicidad

Casa Real británica

Los británicos recuerdan al duque de Edimburgo, 'la roca de Isabel II'

El duque de Edimburgo es el consorte más longevo de la monarquía británica tras 73 años de matrimonio y deja un indiscutible legado como pilar de Isabel II.

Antena 3 Noticias | Alfredo Boto-Hervás |
| 10.04.2021 18:09

Banderas a media asta, solemnes homenajes a las puertas de Windsor, portadas de periódicos y ofrendas a pesar del llamamiento de Buckingham a dedicar ese dinero a obras de caridad.

El Reino Unido ha amanecido conmocionado por la muerte de Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II. "Lo que Felipe ha hecho por el país y por su reina ha sido fantástico", aseguran algunos británicos. Otros comentan que sus pensamientos están con la reina: "Ella es la que ha perdido al marido que ha estado a su lado durante todo su reinado".

Con la muerte de Felipe de Edimburgo, desaparece el principal apoyo de la reina Isabel, de hecho, la monarca le llamaba "su roca". Han sido 73 años de matrimonio, en los que han superado numerosas crisis, desde el divorcio del príncipe Carlos y Diana de Gales, hasta la turbia relación de su hijo Andrés con Jeffrey Epstein y la reciente abdicación de Meghan Markle y el príncipe Enrique.

A pesar de la enorme dimensión mediática de estos escándalos, la pareja ha logrado mantenerse unida hasta el final. Felipe renunció a una brillante carrera en la marina para consagrarse a la institución.

Nunca fue el personaje más apreciado de la Casa de los Windsor. Sus procacidades divertían a algunos e irritaban todavía a más. Pero nadie discutió la importancia de su papel en la sombra para una reina que, ella sí, cuenta a sus 94 años con un respeto casi reverencial en el país.

Le gustaba bromear, siempre entre la socarronería y la amargura, con su papel secundario en el Palacio de Buckingham, aunque entre bambalinas contribuyó a capear algunos de los peores temporales a los que se ha enfrentado la monarquía.

También hizo de embajador de las empresas británicas y estrechó vínculos con otras monarquías, especialmente la española. Se ha marchado un personaje, nacido en Grecia, anglófilo y germanófilo a partes iguales, con luces y sombras.

Publicidad