Dirigidas por Brigitte Macron, las 'primeras damas', que asisten a la cumbre del G7 en Biarritz, fueron este domingo a descubrir la cultura vasca en el pintoresco pueblo de Espelette, famoso por sus pimientos.

Las seis esposas de jefes de estado o de gobierno, incluida Melania Trump, asistieron a una demostración de pelota vasca y un concierto de canciones vascas antes de reunirse con los comerciantes en las calles de Espelette, a unos treinta kilómetros de Biarritz.

Luego fueron a Cambo-les-Bains para ser recibidos por el Aurresku, una danza tradicional, antes de visitar el Museo Edmond Rostand, el autor de la obra "Cyrano de Bergerac".

El lunes, las primeras damas asistirán a demostraciones de surf y ejercicios de rescate marítimo desde la playa de Biarritz. Además, se reunirán con asociaciones activas en la protección de los océanos, uno de los temas de la cumbre.