EL RACISMO, AL DESCUBIERTO

Una brasileña negra: "Me confundieron con una prostituta en mi luna de miel por ser negra"

El suceso ocurrió hace 22 años, pero Mónica Valéria Gonçalves denuncia que confusiones de este tipo ocurren "bastante".

Mónica Valéria Gonçalves en la actualidad

Publicidad

Mónica Valéria Gonçalves explica en BBC el drama de su vida: ha sido siempre juzgada por ser negra en Brasil a pesar de tener dos diplomas universitarios y trabajar como asesora en un tribunal de justicia en Brasilia.

Lejos de los estereotipos, la mujer de 47 años tiene un alto nivel económico e incluso forma parte del 1% más rico de la población de su país. Sin embargo, debido al color de su piel es confundida en muchas ocasiones con sirvientas, limpiadoras e incluso la secretaria de su marido, un juez blanco.

"En el ámbito académico es habitual ver a personas de raza negra haciendo servicios de limpieza, dando una clase o trabajando en la recepción. Fuera de esas actividades, nunca vi a otro alumno negro", explica Mónica, por lo que señala que la confunden "bastante".

Sin embargo, el suceso que más le ha marcado sucedió durante su luna de miel hace dos décadas cuando en en la playa cercana al hotel de lujo en el que se hospedaba la pareja un hombre le "tocó el culo" y le "acosó abiertamente". Ante el susto de la joven, el hombre "se disculpó diciendo que pensó que estaba con un hombre blanco trabajando como prostituta", lamenta Mónica.

En la vida diaria también tiene que superar muchos obstáculos por los prejuicios de la sociedad: "Percibo un prejuicio mayor cuando, por ejemplo, pregunto el precio de un producto en una tienda y la persona en lugar de contestarme me dice: 'Es caro'".

Frente a esta discriminación, su técnica es "imponerse" mostrando que es "exactamente lo contrario a la idea que esas personas tienen" sobre ella.

Publicidad