El Boeing 737 Max que se estrelló la semana pasada en Etiopía alcanzó una velocidad casi el doble de lo normal apenas despegar. Por eso desde la cabina del avión, alguien que se supone que fue el comandante del vuelo, pidió con voz alterada permiso para ganar altura rápidamente y luego autorización para regresar. Es lo que se desprende de una grabación del control aéreo etíope y que deberán corroborar las cajas negras del avión, cuyo contenido ya ha sido recuperado con éxito.

La investigación será larga y también la espera de las familias de las víctimas. "Ya ha empezado la toma de muestras de ADN de los familiares. La identificación de las víctimas llevará entre 5 o 6 meses", aseguró una de las responsables de la investigación.

Los cuerpos han quedado muy fragmentados tras el violento impacto y la explosión del combustible y algunas familias están recibiendo bolsas con tierra del lugar de la tragedia para realizar honras fúnebres.

Más de 300 Boeing como el siniestrado siguen fuera de servicio en todo el mundo, y la compañía asegura que en 10 días tendrá listo un nuevo software, que corrija cualquier fallo electrónico como el que se piensa provocó los dos últimos accidentes del flamante modelo MAX 8.

Te puede interesar...