EE.UU

Biden propone 6 billones de dólares de presupuesto federal para mantener fuerte la economía de EEUU

Si sale adelante este presupuesto federal, el récord alcanzado de gasto y deuda pública alcanzaría su máximo nivel desde la Segunda Guerra Mundial.

 El presidente de EE.UU., Joe Biden, habla durante una Cumbre de Líderes sobre el Clima este jueves 22 de abril de 2021

El presidente de EE.UU., Joe Biden, habla durante una Cumbre de Líderes sobre el Clima este jueves 22 de abril de 2021 Efe

Publicidad

Joe Biden, presidente de EE.UU, aspira a reactivar la economía estadounidense con 6 billones de dólares. Esa suma que roza los 5 billones en euros irá destinada al presupuesto del próximo año fiscal que empieza en octubre y crea un aumento de la partida a 8,2 billones para el año 2031, con el tiene como objetivo mantener fuerte la economía estadounidense y fomentar su competitividad en el mundo.

En caso de que salga adelante este presupuesto federal, los récords alcanzados de gasto y deuda pública alcanzarían su máximo nivel desde la Segunda Guerra Mundial.

¿A dónde va destinado?

Este incremento del gasto responde a la ampliación de la cobertura social y a la ambiciosa doble agenda de modernización de infraestructuras del país, dos bases fundamentales del Plan de Empleo Americano y Plan de Familias Americanas, un pilar del mandato de Biden. Se busca con esto rescatar a grupos de la población de la pobreza y reforzar la industria americana para enfrentarse a los retos de una economía global presionada por la competencia China y el cambio climático.

Este jueves The New York Times adelantó que este gasto público disparará el déficit presupuestario por encima de los 1,3 billones de dólares en la próxima década. Aunque según estimaciones del equipo económico de la Casa Blanca, en ese momento ya se espera que haya tocado techo y comience a declinar.

El primer presupuesto federal completo de la Administración demócrata para el año fiscal que arranca se conocerá el próximo 1 de octubre. Este contiene desde una mayor financiación para Medicaid, - plan de cobertura sanitaria pública para los estadounidenses con pocos ingresos- hasta ayuda exterior y políticas migratorias junto a programas que se quedarán la mayor parte del presupuesto federal. Además, en esta propuesta también estará, según ha anunciado la agencia Reuters, la financiación del Pentágono. Biden había comunicado que la mantendría sin cambios, pero ahora han incluido la compra de 85 cazas F-35 de quinta generación de Lockheed Martin con el objetivo de incentivar la industria nacional. Otra de las cantidades incluidas será la ayuda militar a Israel, que ahora asciende a 3.800 millones de dólares al año. Se prevé que se mantengan tanto esta ayuda a Israel como a Egipto, pieza clave en el alto el fuego entre Israel y Hamás.

Biden ha proyectado financiar estas medidas a través de un aumento de impuesto de sociedades y mayor gravamen a las rentas altas. Serán aquellos con ingresos a partir de 400.000 dólares anuales quienes pagaran ese aumento durante los próximos 15 años, situación que provoca roce con la oposición republicana. Cabe recordar que en el año 2017, una reforma fiscal entró en vigor y, a instancias de Donald Trump, beneficiaba a los más ricos.

Tras ser aprobado el Plan de Rescate Urgente de la pandemia con 1,9 billones de dólares, Biden continúa resistiéndose ante los republicanos y algunos demócratas para poder desarrollar su doble Plan de Infraestructuras. Pese a que desde La Casa Blanca se rebajó el presupuesto inicial de los 2,25 billones a 1,7, un grupo de legisladores republicanos expusieron una contrapropuesta de 568.000 millones de dólares.

Desde La Casa Blanca han valorado positivamente la última contraoferta, por lo que Jen Psaki, portavoz de La Casa presidencial ha declarado que "Valoramos el intenso trabajo y la voluntad de seguir negociando. En una primera lectura, apreciamos varias incorporaciones constructivas, pero nos sigue inquietando que su plan aún no contemple fondos sustanciales nuevos para crear empleo en sectores críticos, como los hospitales de veteranos, la sustitución de cañerías contaminadas de plomo o en energías limpias", aunque también ha sido crítica diciendo que hay falta de concreción presupuestaria de la propuesta de los republicanos. A pesar de este tira y aloja, parece que estas ideas están moviéndose rápidamente ante la llegada próxima del 4 de julio, que será entorno a este día cuando la Administración de Biden pretende haber concluido la negociación bipartidista. Joe Biden ha hablado con la senadora Shelley Moore Capito, dirigente del grupo republicano de negociadores, y ha informado de que "Le he dicho que debemos concluir todo esto rápidamente".

La secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, respaldó a La Casa Blanca e insistió en el Congreso que el aumento del gasto público ayudaría a la recuperación de EE.UU antes del inicio de las negociaciones presupuestarias en el Legislativo. Los indicadores señalan que esta recuperación se estabilizará y consolidará gracias a la vacunación masiva y con ello, control de la pandemia del coronavirus. El PIB aumentó un 1,6% en el primer trimestre del 2021 respecto a los tres meses anteriores. En cuanto a la tasa anualizada, se espera que el crecimiento en la economía estadounidense mantenga ese ritmo todo el año, y se posicionaría en un 6,4%, un crecimiento que no se daba desde los años 80.

Publicidad