Brittany Carey es la madre del niño de siete años, que fue atacado por una bacteria carnívora mientras se bañaba en un lago del estado de Maryland. Fue ella, la que a través de un post en Facebook en el que publicaba las heridas de su hijo, avisó al resto de madres de los peligros que tenía bañarse en ese lago.

Y es que, cuando el pequeño se metió en la bahía de Sinepuxent cerca de Ocean City, fue atacado por la bacteria carnívora Vibrio. Un organismo, que puede llegar a causar hasta la muerte. Algo que ya le ocurrió hace unos días a otra ciudadana americana en el estado de Florida.

Se trata de una bacteria que puede llegar al ser humano de varias maneras: a través del marisco crudo o a través de la exposición de una herida abierta al agua de mar. Como ocurrió en este caso. Cuando el niño salió del agua tenía manchas rojas, que acabaron convertidas en heridas con el paso del tiempo.