Una azafata ha fallecido tras ser diagnosticada con sarampión después de volar de Nueva York a Israel. La familia de Rotem Amitai ha confirmado a CBS News que la mujer, de 43 años, murió después tras permanecer hospitalizada durante meses.

El Ministerio de Salud israelí ha asegurado que desconocen si la mujer contrajo la enfermedad en el vuelo, en Nueva York o en Israel.

La mujer, que trabajaba para la aerolínea israelí El Al, comenzó a experimentar síntomas a finales de marzo después de viajar en un vuelo desde Nueva York a Tel Aviv, informaron medios israelíes. En esa fecha, un condado a más de 60km al norte de la ciudad de Nueva York declaró un estado de emergencia debido a un brote de sarampión.

Según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, los síntomas del sarampión se muestran entre siete y 14 días después de que una persona entra en contacto con el virus. Las personas pueden infectarse al respirar aire contaminado o tocar una superficie contaminada y luego tocarse los ojos, la boca o la nariz.

Amitai ingresó en un hospital en abril y permaneció hospitalizada hasta su muerte el pasado martes. Falleció por meningoencefalitis, una complicación del sarampión que afecta el cerebro y su revestimiento.