Los pasajeros de un avión de ALK, que cubría la ruta entre Kosovo y Suiza, vivieron momentos de pánico tras producirse violentas turbulencias que dejaron diez heridos.

Según recogen medios internacionales, las turbulencias comenzaron 30 minutos antes de que el avión tomara tierra y duraron cinco minutos. "La gente empezó a gritar y a llorar. Una azafata que estaba repartiendo el catering se chocó contra el techo del avión mientras las tazas y bebidas volaban alrededor", asegura un pasajero.

Las imágenes recogieron el momento en el que una azafata se golpea violentamente contra el techo del avión junto al carro de las bebidas, que se derraman sobre los pasajeros.

También se puede observar cómo varios pasajeros comienzan a rezar mientras el caos se apodera del avión, que transportaba a más de un centenar de personas.

La aerolínea confirmó que los pasajeros recibieron asistencia médica justo después del aterrizaje tras ser trasladados a un hospital en Basilea.