Coronavirus

Australia y Reino Unido, dos estrategias muy diferentes para luchar contra el coronavirus

La ciudad de Sídney, en Australia, entra en su sexto confinamiento con 207 contagios y un fallecido por coronavirus. En cambio, Reino Unido opta por la apertura de sus ciudades y retirar las restricciones sociales.

En resumen

  • Desde le inicio de la pandemia, Australia registra 925 fallecidos y 34.833 contagios y Reino Unido 129.881 fallecidos y 5.923.820 contagios
  • 300 soldados se unieron este lunes a las tareas de vigilancia de la Policía en Sídney

Publicidad

La ciudad de Sídney entra en su sexto confinamiento con 207 contagios y un fallecido por coronavirus, una estrategia de lucha contra el virus muy distinta, por ejemplo, a la británica. En cambio, Reino Unido ha optado por la apertura total de sus ciudades.

Los confinamientos severos y el cierre de fronteras son medidas que han impuesto las autoridades australianas desde el inicio de la pandemia y que reflejan los bajos datos de coronavirus del país. "Son bastante estrictos, pero gracias a eso los casos están contados", señalan algunos ciudadanos. Por su parte, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, apunta: "Si no abrimos inmediatamente, podríamos enfrentarnos a un escenario mucho peor en los próximos meses".

Las medidas impuestas en Australia han tenido como resultado una baja incidencia a lo largo de la pandemia y una cantidad menor de fallecidos. Concretamente, el país registra en total 925 fallecidos y 34.833 contagios. Sin embargo, en Reino Unido han fallecido 129.881 personas y se han contagiado 5.923.820.

Aun así, el ritmo de vacunación en Australia está bastante por debajo del británico. Mientras en Reino Unido la población adulta ha recibido el 73,2 % la pauta de vacunación, en Australia intentan acelerar su programa de vacunación, ya que ha administrado la pauta completa a un 19% y prevé terminar en la Navidad, dos meses después de lo previsto.

300 soldados más vigilan Sídney

Unos 300 soldados se unieron este lunes a las tareas de vigilancia de la Policía para garantizar el "máximo cumplimiento" de las restricciones impuestas en Sídney por un brote de la variante delta. La operación durará seis semanas y, según las autoridades, "no debe suscitar preocupación".

Los soldados trabajarán desarmados bajo las órdenes de la Policía de Nueva Gales del Sur, rastreando contactos y verificando que las personas con coronavirus o considerados como contactos estrechos permanezcan en aislamiento, entre otras labores.

"Tan pronto concluya la operación y ya no nos necesiten, daremos un paso atrás", señala el comandante nacional de las operaciones de asistencia de la Covid-19, Mick Garraway.

Retiran las restricciones sociales en Inglaterra

Por otro lado, el Gobierno británico retiró el pasado 19 de julio todas las restricciones sociales en Inglaterra, incluida la obligación de llevar mascarilla en espacios interiores. Escocia eliminará el próximo lunes las limitaciones de aforo y distancia social, pero mantendrá el uso de mascarilla y la recomendación de trabajar desde casa.

Publicidad