Se dio a conocer en marzo de 2017 con el nombre Cheollima Civil Defense (CCD). Este misterioso grupo opositor, cuya procedencia ni siquiera está clara, ha sido vinculado ahora con el reciente y espectacular asalto a la embajada norcoreana en Madrid. En su web, este colectivo dice ser un frente opuesto al régimen de los Kim dedicado a ayudar a gente a desertar de Corea del Norte, algo que los norcoreanos rara vez hacen sin ayuda y que puede costarles la cárcel, torturas e incluso la vida.

A través de los escasos 22 mensajes publicados en dos años, CCD dice estar dispuesto a aceptar "apoyo financiero" en bitcoin e incluso ha anunciado la creación de un "Gobierno provisional" en el exilio y ha puesto a la venta 200.000 visados electrónicos para visitar el norte de la península coreana "una vez sea liberado".

Después de que el diario digital El Confidencial, citando fuentes de la investigación, informara de la posibilidad de que la inteligencia estadounidense tuviera relación con el asalto, el rotativo The Washington Post afirmó el fin de semana que este grupo es el responsable, según "gente con conocimiento de la planificación y ejecución del ataque".

Al día siguiente, CCD subió un post dirigido a los medios en el que no se hacía mención al suceso de Madrid pero en el que se pedía que las identidades de sus miembros permanezcan ocultas para evitar convertirlos en objetivo de Pionyang.

A los desertores norcoreanos -la web de CCD da a entender que sus integrantes lo son- que llegan al Sur se les concede la nacionalidad surcoreana una vez superan una investigación y programa de adaptación de tres meses gestionados por el Servicio Nacional de Inteligencia (NIS).

Uno de los hijos de Kim Jong-nam, Kim Han-sol, fue de hecho el protagonista de la primera publicación que CCD hizo en Internet en marzo de 2017, donde apareció en un vídeo anunciando que él, su hermana y su madre habían sido llevados a "un lugar seguro" tras la muerte de su padre.

También te puede interesar...

Los investigadores no descartan que el asalto en la embajada norcoreana en Madrid esté relacionado con el "espionaje político"

LA ONU alerta de la grave situación de los derechos humanos en Corea del Norte