Una mujer fue atada a un árbol en la residencia donde trabajaba en Arabia Suadita. Sus jefes la ataron como castigo porque ella dejó un mueble bajo la luz del sol.

La mujer de origen filipino fue sujetada de manos y pies a un gran árbol del jardín de una familia en Riad, el pasado 9 de mayo.

Los jefes querían que la mujer entendiera los riesgos de dejar un mueble bajo el sol.

La imagen fue realizada por una de sus compañeras y rápidamente se compartió en redes sociales.

Ese mismo día la mujer fue enviada a Filipinas. "Muchas gracias a todos los que me ayudaron. También quiero pedir ayuda a los otros filipinos que se quedaron allí. Ellos son los que me ayudaron y subieron mis fotos. Temo por su seguridad. Espero que sean rescatados también".