Alemania

Así se prepara la UE para un 'gran apagón': Alemania imparte cursos para enseñar a la población a vivir sin luz

El miedo a un 'gran apagón' lleva a Alemania a impartir cursillos para enseñar a la población vivir a oscuras.

Publicidad

El temor de la Unión Europea es que se produzca un gran apagón que deje un escenario sin teléfonos móvil, sin luz y sin comunicaciones. Por eso, muchos países ya se están preparando ante la posibilidad de que la red energética sufra una caída este invierno.

A principios de junio el Gobierno alemán publicó una guía de consejos para que los ciudadanos sepan cómo actuar en caso de un gran apagón. Recomendaron entonces almacenar alimentos y agua para 10 días, fijarse en que los productos que se compran tengan la fecha de caducidad lo más lejana posible, comprar poco a poco para evitar desabastecimiento, reponer los víveres periódicamente y tener en cuenta las necesidades de las mascotas.

Ahora en muchas ciudades de Alemania se imparten cursillos de capacitación "para vivir a oscuras", por si acaso. "Debemos entender qué significa que nada funciona, que mi teléfono no tenga línea, que no pueda hacer la compra", explica Birgitt Eberlin, instructora del curso.

El Gobierno belga también se ha sumado a esta estrategia. Allí las autoridades ayudan a las familias a saber cómo actuar e invitan a la población a entrar en su web, contestar a unas preguntas y elaborar un plan de emergencia personalizado.

El Ministerio de Defensa de Austria ha empapelado las calles del país con miles de carteles bajo la consigna "Qué hacer cuando todo se para". En el país consideran el corte energético "un peligro real". El plan B de Austria para hacer frente al 'blackout' es contar con un kit de emergencia que contenga alimentos de primera necesidad y artículos de higiene o medicamentos.

En Reino Unido también están prevenidos. Allí los periodistas de la BBC han preparado guiones secretos que serían leídos en directo para tranquilizar a la población.

¿Es real la amenaza de apagón?

Muchos expertos consideran que con la actual crisis energética, la evolución de la invasión rusa en Ucrania, el incremento de ataques informáticos a sistemas e instituciones europeas y el cambio climático, el apagón puede ocurrir en cualquier momento.

Publicidad