Una madre siria ha vivido un auténtico calvario creyendo que sus hijos estaban muertos desde hace cinco años. Todo ocurrió cuando fue al funeral de su hermano y al regresar sus hijos Yousef, de once años, y Mohammed, de nueve años, la casa estaba vacía.

Desde aquel día Rasha no había tenido ninguna noticia de sus hijos, el padre de los niños se los había llevado a territorio del ISIS. Los niños consiguieron huir de esta zona y fueron trasladados a un campamento de refugiados. Allí fueron atendidos por el equipo de Save the Children y buscaron a su madre.

El final de esta historia, como se ve en el vídeo, es el reencuentro de Rasha con sus hijos que no podía dejar de abrazarles.