Islas energéticas

Así funcionarían las islas energéticas en las que trabaja Dinamarca para no depender de Rusia

Los daneses tenían pensado terminar el proyecto en 2030 pero ya lo están agilizando, tiene un presupuesto de 40.000 millones de euros. Quieren una alternativa al gas ruso.

Publicidad

Rusia ha cortado hoy, como tenía previsto, el suministro de electricidad a Finlandia, del que dependía en un 10%. Ante esto, Dinamarca tiene en marcha un proyecto que están acelerando desde hace tiempo. Los parques eólicos marinos se van a impulsar con las llamadas 'Islas energéticas', unas instalaciones en mitad del mar que podrían dar luz hasta a diez millones de hogares europeos.

Tienen un presupuesto de 40.000 millones de euros, los países europeos aceleran la búsqueda de alternativas a la energía rusa.

En el caso de Dinamarca, tienen claro que no pueden depender de Rusia siempre y menos ante los futuros y posibles acontecimientos. Las islas energéticas son unas megaconstrucciones formadas por conjuntos de turbinas eólicas que se colocan en una especie de islas artificiales y que podrían permitir a Dinamarca generar más energía que la que se produce en otros parques eólicos.

Casi la mitad de la energía de Dinamarca proviene de fuentes eólicas

En un principio entraba en los planes de Dinamarca que las obras terminaran en 2030, sin embargo, tras el inicio de la invasión de Rusia a Ucrania, los daneses quieren acelerar el proceso para poder ponerlo en marcha lo antes posible.

"Dinamarca y Europa deben liberarse de los combustibles fósiles rusos lo más rápido posible", ha explicado Dan Jørgensen, ministro de Clima, Energía y Servicios Públicos en un comunicado.

Hay que tener en cuenta que casi la mitad de la energía de Dinamarca proviene de fuentes eólicas y fue el primer país del mundo en construir un parque eólico marino, en el año 1991.

Publicidad