RODEADA DE MINAS ANTIPERSONAS

Así es la zona desmilitarizada que separa las dos Coreas, la última frontera de la Guerra Fría

Implementada en 1953, esta franja de cuatro kilómetros de ancho y 250 de largo divide Corea del Norte de Corea del Sur. Esta zona desmilitarizada rodeada de exhaustivos controles militares y alambradas electrificadas es considerada una de las más peligrosas del planeta.

Publicidad

La zona desmilitarizada que separa Corea del Norte de Corea del Sur se ha convertido este domingo en noticia por el encuentro entre Donald Trump y Kim Jong Un.

Esta zona, que es la última frontera que queda de la Guerra Fría, está rodeada de exhaustivos controles militares y kilométricas alambradas electrificadas.

Fue en el centro de la franja por la que corre la Línea Militar de Demarcación donde se firmó un cese al fuego hace décadas.

La franja que divide las dos Coreas desde el año 1953 tiene cuatro kilómetros de ancho y 250 de largo, pero en muchas ocasiones el límite no está claro, lo que da lugar a tensiones.

Robert Watt, comandante de la ONU, explica que en ocasiones "no está claro dónde está la línea militar de demarcación", lo que en ocasiones da lugar a "disparos de alerta porque creen que uno de los dos lados la ha cruzado".

En los laterales de la Línea Militar de Demarcación, donde se sitúan decenas de casetas azules, los militares vigilan cada movimiento.

Cerca de la zona se sitúa el llamado 'Puente de No Retorno', que en su día fue utilizado para el intercambio de prisioneros.

En los últimos años se han visto escenas muy llamativas en este lugar, como una deserción de película que puso a prueba la contención de la zona: un soldado norcoreano huyó al sur entre ráfagas de disparos.

"Le dijimos a nuestros soldados que no respondieran. Es lo que hay que hacer ante una amenaza así para evitar que el incidente se convierta en un conflicto mayor", explica el comandante de la ONU.

Rodeado de minas de personas, este lugar es considerado uno de los más peligrosos del mundo.

Publicidad