La Policía de Chicago ha encontrado el cadáver de Marlen Ochoa en casa de su presunta agresora, Dynel Lane. Ochoa, una joven de 19 años, estaba embarazada y acudió al domicilio de la acusada en busca de ropa para su futuro bebé. Al parecer se habían conocido por Facebook y Dynel Lane citó a Ochoa para entregarle ropa de niño.

La joven estuvo tres semanas desaparecida hasta que Lane acudió al hospital con un bebé asegurando que era suyo y que acababa de dar a luz. Sin embargo, una prueba de ADN certificó que el pequeño era de la mujer asesinada. El bebé se encuentra en estado crítico.

Vecinos de la acusada señalan que la vieron salir de su casa ensangrentada, asegurando que acababa de dar a luz y pidiendo ayuda porque su bebé se encontraba "pálido y azul".