Un hombre argentino ha conmovido a la sociedad por su honestidad. José Sánchez encontró un maletín en mitad de una plaza. Al abrirlo se encontró 500.000 dólares.

El hombre llamó a la Policía y al no obtener respuesta llamó a la radio local para alertar de lo sucedido e intentar contactar con el dueño. Al rato, volvió a la plaza y allí se encontró con el hombre que había regresado a por el maletín.

 

El dueño del maletín es un empresario que le ofreció unos 24.800 dólares o la compra de una casa por devolverle el maletín. Pese a lo tentadoras que sonaban las ofertas, el hombre decidió rechazarlas.

Según publica Clarín, él le pidió un trabajo "en blanco", es decir, con todos los derechos laborales cubiertos. El empresario se comprometió a contratarle aunque ya ha recibido más oferta de trabajo.