190

Publicidad

Brexit

Arancha González Laya pide resolver las cuestiones prácticas sobre Gibraltar tras el acuerdo post Brexit

La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, ha pedido dejar de lado las "excusas" para conseguir un acuerdo entre España y Reino Unido sobre la soberanía de Gibraltar.

En resumen

  • Se aprobará un real decreto-ley para aprobar la relación legal de España y Reino Unido
  • El objetivo es conseguir una alternativa a una "frontera dura"

La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, ha reconocido que España y Reino Unido tienen "pretensiones irrenunciables" sobre la soberanía de Gibraltar tras el Brexit. Ha pedido dejar a un lado las "excusas" y "resolver las cuestiones prácticas".

Quedan tres días para que expire el plazo para alcanzar un acuerdo con el Reino Unido, ya que termina el periodo transitorio tras el Brexit. La ministra de Asuntos Exteriores asegura que el principal "escollo es buscar el encaje de la fluidez en la frontera". "Es una situación más compleja, más amplia y funcional", ha continuado la ministra en una entrevista a RNE.

El objetivo del Gobierno español es conseguir una alternativa a "una frontera dura" a la que se encontrarían aquellos trabajadores transfronterizos. Esto sería en el caso de no llegar a un acuerdo antes de 2021.

La ministra de Asuntos Exteriores ha querido mandar un mensaje de tranquilidad para exportadores y pescadores que "pueden respirar tranquilos" porque España ha salido "bien parada" del Brexit.

Decreto-ley para aprobar la relación legal de España y Reino Unido

El Consejo de Ministros aprueba el real decreto-ley que regulará la relación legal de España con Reino Unido ante el Brexit. Dicha salida del país británico se materializará el 1 de enero.

A pesar del acuerdo entre Bruselas y Londres, el Gobierno de España sigue en negociaciones en cuanto a Gibraltar. Sin embargo, este decreto-ley permite la continuidad de la actividad de las empresas terrestres entre España y Gibraltar, para lo que tendrán que respetarse las reglas aplicadas en España.

También se prestará atención sanitaria en condiciones de reciprocidad, facturando a las entidades británicas los costes de la asistencia, y viceversa. Además, los trabajadores desplazados en Reino Unido estarán sujetos a la legislación nacional británica, mientras que los nacionales de la Unión Europea a la legislación de la Unión Europea.

Publicidad