Antes y después de Meghan Gilbert

Publicidad

SUFRIÓ ACOSO DURANTE SU ETAPA ESCOLAR

La apodaron "muslos grandes" pero ahora es modelo de fitness

Meghan Gilbert decidió cambiar su vida después de que unas fotografías de su etapa escolar reflejaran la tristeza en su rostro.La joven sufría sobrepeso, teniendo que soportar las burlas y los comentarios hirientes de abusones. Ahora da unan lección convirtiéndose en una modelo fitness e 'influencer' en las redes sociales.

antena3.com | Madrid
| 19.07.2017 13:40

La joven Meghan Gilbert, de 21 años, pesaba casi 15 libras (alrededor de 200 kilos) después de que desarrollara un trastorno alimenticio por atracones durante un crucero 'de todo incluido' con comida ilimitada.

La estudiante, apodada "muslos grandes" por los abusones de su escuela, sufría diversos comentarios hirientes y repetidas burlas. Su índice de masa corporal era de 34.3, lo que reflejaba un sobrepeso importante y que su trastorno alimenticio estaba fuera de control. El hecho de que la gente no fuera amable con ella provocó que su desorden con la comida empeorara. Después de que Meghan reconociera lo triste que aparecía en las fotografías de su último año decidió cambiar su dieta y comenzar a hacer ejercicio. Así, se ha convertido en una modelo fitness.

Una publicación compartida de Meghan Gilbert (@megsmotivationn) el

De esta forma, Meghan lleva pantalones cortos por primera vez, y lejos de sentirse avergonzada por sus piernas, trabaja para ganar más musculatura y hacerlas más fuertes. Y es que la joven es modelo y 'influencer' en las redes.

Desde que era pequeña Meghan tenía sobrepeso, pero cuando realmente se convirtió en algo alarmante fue después de un crucero en el que la comida era ilimitada. A veces llegó a comerse seis cuencos de helado y cuatro raciones de lasaña. A partir de ahí, debido al acoso que sufría, la situación empeoró hasta el punto de ser diagnosticada con ansiedad y depresión por lo que acabó por recluirse en casa.

Así, comenzó a comer alimentos sanos y las cantidades adecuadas. Además empezó a entrenar, convirtiéndose el ejercicio en una de sus pasiones. Ahora Meghan se siente a gusto con su cuerpo y ha aprendido a amarse tal y como es.

Publicidad