Angelina Jolie

Angelina Jolie se hace un nuevo tatuaje de autoayuda ante la batalla legal con Brad Pitt

Angelina Jolie se ha tatuado la frase 'Eppur si muove', que significa: "Y, sin embargo, se mueve". Esta consigna se puede interpretar como un mensaje de autoayuda ante la batalla legal en la que se encuentra con su exmarido Brad Pitt.

Brad Pitt gana el juicio a Angelina Jolie y consigue la custodia compartida de sus hijos

Publicidad

La afición por los tatuajes de Angelina Jolie no es desconocida para nadie, tan sólo hace falta ver su espalda para comprobarlo. Los más llamativos son su tigre de bengala o las coordenadas de sus hijos, pero el último que se ha hecho no ha dejado indiferente a nadie. La actriz estadounidense se ha tatuado la frase 'Eppur si muove' que traducido significa: "Y, sin embargo, se mueve".

Este último tatuaje es una cita que se atribuye a Galileo Galilei y parece ser un claro mensaje de autoayuda para sí misma tras los momentos difíciles vividos por el fin de su relación con Brad Pitt.

La batalla legal con Brad Pitt

La frase se la ha tatuado en el antebrazo y fue dicha por el astrónomo Galileo Galilei después de que le obligaran a retractarse sobre la teoría geocéntrica, que afirma que la Tierra gira alrededor del Sol. Galileo expresó esta afirmación con el objetivo de mostrar que, a pesar de haberse retractado, la verdad se impondría algún día.

Es este el significado que se le puede dar al nuevo tatuaje de Angelina Jolie, quien se encuentra en una batalla legal que no parece tener fin a corto plazo con su exmarido Brad Pitt.

El fin de 'Brangelina'

'Brangelina', como se había apodado a la relación entre Brad Pitt y Angelina Jolie, llegaba a su fin en 2016. Fue en ese año cuando comenzó el proceso legal de divorcio de una de las parejas más icónicas de Hollywood.

Desde un primer momento se preveía como una batalla complicada, sobre todo por el problema para ver quién de los dos se hacía con la custodia de sus seis hijos. No parece tener un fin en un futuro cortoplacista y esta frase ha podido servir a la propia Angelina Jolie para autoayudarse ante uno de los momentos más complicados de su vida.