PERTENECE A UNA COMUNIDAD INDÍGENA ARGENTINA

Álvaro, el adolescente indígena obligado a vivir enjaulado por sus padres porque padece una enfermedad mental

El chico ha sido ingresado en un Hospital de Salta tras conocerse que sus padres lo tenían encerrado en una jaula para evitar que se escapara por el monte. Un periodista captó las condiciones en las que se encontraba el menor y las publicó a través de Facebook denunciando la situación de abandono en la que viven los indígenas en Argentina.

El adolescente encerrado en la jaula

Publicidad

PERTENECE A UNA COMUNIDAD INDÍGENA ARGENTINA

Álvaro, el adolescente indígena obligado a vivir enjaulado por sus padres porque padece una enfermedad mental

El chico ha sido ingresado en un Hospital de Salta tras conocerse que sus padres lo tenían encerrado en una jaula para evitar que se escapara por el monte. Un periodista captó las condiciones en las que se encontraba el menor y las publicó a través de Facebook denunciando la situación de abandono en la que viven los indígenas en Argentina.

Un adolescente indígena argentino con problemas psíquicos ha sido ingresado este martes en un hospital de Salta después de que se conociera que sus padres lo mantenían encerrado en una jaula para evitar que se escapara. La noticia comenzó a circular gracias a las imágenes que publicó en su perfil de Facebook el periodista Brian Salazar, con las que pretendía mostrar las condiciones de abandono en las que viven las comunidades indígenas del lugar y en las que se podía apreciar a Álvaro, de catorce años, encerrado en una jaula de madera.

Según contó Salazar, el chico pertenece a una comunidad indígena de etnia wichí que vive en condiciones de extrema pobreza en la localidad salteña de Alto la Tierra, olvidada por el Estado provincial desde hace décadas, denunció. "Lo tenían dentro de la jaula para cuidarlo porque cuando está suelto se les escapa, cuesta encontrarlo y con el calor que hace aquí, que llegamos a 50 grados, es peligroso que camine quince o veinte kilómetros suelto", explicó el periodista.

Salazar relató además que el chico, que no habla y vive aislado del resto de la sociedad, fue operado a los tres años y sufre desde los cinco fuertes dolores de cabeza que lo hacen gritar, así como graves problemas mentales. Por las condiciones de pobreza en las que viven sus padres nunca pudieron viajar hasta la ciudad más cercana para ingresarlo en un centro de salud y hacerle revisiones médicas, por lo que se vieron forzados a encerrarlo en la jaula de madera para evitar que se escapara.

"Acá las comunidades originarias están muy olvidadas. Dios quiera que se solucione todo esto y le puedan construir una vivienda digna", pide el periodista, quien afirma que el Gobierno provincial se comprometió a construir un cercado perimetral a la vivienda de la familia para evitar que se escape. No obstante, tanto Salazar como los padres del chico piden que se le construya una vivienda grande con garantías mínimas para su salud. Ahora, el muchacho se encuentra en un hospital de Salta ingresado a la espera de los informes neurológicos de los médicos especializados.

Publicidad