En París, Francia, se esperan noches tropicales y días de 40 grados a la sombra. Al calor hay que sumar la humedad, por lo que la sensación térmica será de casi 50 grados.

La última vez que Francia sufrió una ola de calor similar fue en agosto de 2003. En esa oportunidad murieron 15 mil personas. Para evitar, una situación similar el Gobierno francés reforzará el personal hospitalario y cerrará los colegios.

Aunque Francia se lleva la peor parte, Alemania y Bélgica tampoco se libran.

Los únicos felices esta semana son los vendedores ventiladores y aires acondicionados que están haciendo en junio su agosto. La semana que viene las temperaturas volverán a moderarse.