El volcán Popocatépetl, en el centro de México, ha tenido en las últimas 24 horas 185 exhalaciones, acompañadas de vapor de agua, gas y ligeras cantidades de ceniza, incluyendo una de unos ocho kilómetros de altura, informó este lunes el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred).

Además, se registraron dos explosiones este lunes y el domingo un sismo volcanotectónico con magnitud calculada de 3,1 y 166 minutos de tremor. Una explosión adicional ocurrida este lunes generó una columna que alcanzó aproximadamente ocho kilómetros de altura, con moderado contenido de ceniza que los vientos dispersan al suroeste.

El Cenapred, dependiente de la Secretaría de Gobernación, instó a no acercarse al volcán y, sobre todo, al cráter por el peligro que implica la caída de fragmentos. El Semáforo de Alerta Volcánica del Popocatépetl se encuentra en Amarillo Fase 2.

El pasado 28 de marzo, el Cenapred determinó elevar el semáforo de alerta volcánica del Popocatépetl a Amarillo Fase 3, la etapa previa a la orden de desalojo, tras observar un aumento en su actividad, pero el 7 de mayo lo redujo de nuevo a la Fase 2 por una disminución de esa actividad.

Los escenarios previstos para esta fase son que continúe la actividad explosiva de escala baja a intermedia, que se produzcan lluvias de ceniza leves a moderadas en poblaciones cercanas y la posibilidad de flujos piroclásticos y flujos de lodo de corto alcance.

Por ello, destacó la necesidad de continuar con el radio de seguridad de 12 kilómetros, por lo que la permanencia en esa área no está permitida; controlar el tránsito y elevar la atención a los avisos de las autoridades. Las autoridades mexicanas analizan a diario la actividad del Popocatépetl, ubicado en la convergencia de los límites de los estados de México, Puebla y Morelos y 72 kilómetros al sureste de Ciudad de México, desde que en 1994 se inició su actual fase eruptiva.