Los sesenta y dos inmigrantes salvados por el barco humanitario 'Alan Kurdi' el pasado 3 de abril y que esperaban un desembarco frente a Malta desde hace diez días a un puerto seguro que no fuera Libia.

El barco humanitario 'Alan Kurdi', de la ONG alemana Sea Eye, esperaba ante Malta que le concedieran un puerto donde atracar después de salvar a 64 inmigrantes en el Mediterráneo central: 50 hombres, 12 mujeres y dos niños.

Los organismos intencionales alertaban de que la situación de estas personas "se había hecho aún más difícil debido a su larga estancia a bordo y a las condiciones meteorológicas" en el mar. Además, todos los migrantes partieron desde Libia, "donde ya han sufrido graves violaciones de los derechos humanos".

Cuando se han enterado de que finalmente podrían desembarcar en Malta, todos los rescatados han explotado de alegría.

También te puede interesar...

La Policía griega utiliza gas lacrimógeno para dispersar a los inmigrantes que se aglomeran en la frontera

Un bebé llamado 'Milagro' nace a bordo de un barco humanitario en el Mediterráneo