Un hombre, bajo los efectos del alcohol, es grabado por una cámara de vigilancia, besando y discutiendo con una estatua de Buda.

Las imágenes se han vuelto virales con más de 100.000 reproducciones en solo de 24 horas.