Científicos japoneses de la Universidad de Hiroshima, en Japón, han desarrollado un gel doméstico que permite separar con un compuesto químico los espermatozoides que podrían dar lugar a una niña de los de un varón. El tratamiento se puede hacer en la intimidad y sin ninguna barrera. Al ser un método tan sencillo, esperan que se pueda comercializar para uso doméstico.

El polémico método ralentiza la velocidad de los espermatozoides que transportan el cromosoma X, el de las niñas y da ventaja a los portadores de Y para favorecer el nacimiento de niños.

Hasta los momentos está técnica está siendo usada con esperma de ratones, ovejas y cerdos.