El actor Kevin Spacey, será el primer famoso que rendirá cuentas ante un tribunal tras una denuncia del movimiento #MeToo. El siguiente será Harvey Weinstein, el productor tendrá una vista previa al juicio.

15 jóvenes en Estados Unidos han denunciado a Spacey. También ha tenido denunciar en Inglaterra. El actor se enfrenta a cinco años de prisión y su nombre podría ser incluido en un registro de depredadores sexuales.