203.007833

Publicidad

Coronavirus

Acaba sin acuerdo la segunda jornada de cumbre europea sobre el fondo de reconstrucción por la pandemia de coronavirus

España se mantiene firme en negarse a que los países tengan poder de veto y puedan interferir en las reformas de otros estados miembros, lo que considera una intromisión en la gobernanza y soberanía.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han acabado sin acuerdo este sábado una larga jornada de discusión sobre los fondos europeos de recuperación para hacer frente a las consecuencias del coronavirus.

Por ello, se volverán a encontrar este domingo en una cita en la que también debatirán sobre el presupuesto comunitario de los próximos siete años.

Nueva propuesta

Este sábado el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha presentado otra propuesta después de que el viernes acabara sin acercamiento tras 14 horas de discusiones.

La principal novedad que presentaba esta nueva propuesta era un 'superfreno de emergencia', es decir, un mecanismo a través del cual cualquier país puede bloquear el desembolso de dinero si cree que las reformas de alguno de los países no son suficientes. En ese momento, la decisión se llevaría a un Consejo Europeo o un Ecofín, donde los jefes de Estado y de Gobierno o los ministros de Economía y Finanzas, respectivamente, tendrían la última palabra. No es un 'derecho a veto', pero en la práctica se le parece mucho.

Además, hacía un nuevo reparto de la suma de dinero del fondo: 450.000 millones de euros seguirían siendo subvenciones pero 300.000 millones pasarían a convertirse en préstamos.

El objetivo era persuadir a los países denominados 'frugales' (Austria, Holanda, Dinamarca y Suecia), que se oponen a incluir ayudas directas y apuestan por los préstamos, pero son los países del sur los que se oponen radicalmente a que otro Estado miembro pueda interferir en sus decisiones soberanas sobre las reformas.

Firme posición de España

Pedro Sánchez ha subrayado a última hora de este sábado que su objetivo es encontrar "puntos de unión" para lograr un "buen" acuerdo, aunque está en contra de que los países tengan poder de veto, idea que había gustado a Holanda.

En un mensaje en Twitter, el presidente ha señalado cómo ve las negociaciones: "Continuamos en Bruselas. Una intensa jornada de reuniones y encuentros bilaterales para alcanzar un buen acuerdo para España y para el conjunto de la UE". Y añade que los líderes europeos siguen "buscando puntos de unión para avanzar en el paquete financiero que permita la recuperación tras la pandemia".

Publicidad