Al menos 29 personas han muerto y otras 23 han sido heridas después de que el autobús en el que viajaban se precipitara este lunes a un canal desde varios metros de altitud en el estado de Uttar Pradesh, en el norte de la India.

El accidente ocurrió alrededor de las 05.00 hora local (23.30 GMT del domingo), en un tramo de autopista cerca de la localidad de Agra, afirmó a Efe el portavoz de la Policía del distrito homónimo, Suvnesh Kumar. "Al parecer el conductor se durmió y el autobús cayó a un canal", explicó el oficial de Policía, que dijo que el alto número de víctimas se debió a que el autobús giró y la parte superior del vehículo impactó contra el suelo.

Según Kumar, la operación de rescate ha concluido y los heridos fueron trasladados a diferentes hospitales. El primer ministro indio, Narenda Modi, lamentó el accidente a través de un mensaje en su cuenta oficial de Twitter, en el que trasladó sus condolencias a los familiares de las víctimas y rogó por la rápida recuperación de los heridos.

 

Los accidentes de tráfico en la India son frecuentes a causa del mal estado de las vías, las precarias condiciones de algunos vehículos y el poco respeto a las normas de circulación. Se estima que ocasionan más de cien mil muertos y entre 300.000 y 400.000 heridos cada año, según los medios locales.

La semana pasada 35 personas murieron y 17 resultaron heridas después de que un minibús sobrecargado de pasajeros cayera por un precipicio en el estado de Jammu y Cachemira, en el norte del país.

En 2016, las autoridades reportaron 150.785 fallecidos, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS), en un informe publicado en 2018, estimó que la cifra real fue superior a 299.000, lo que equivale a una tasa de mortalidad en carretera de 22,6 por cada 100.000 habitantes.