55.999833

Publicidad

Coronavirus

La Policía desaloja una manifestación de antivacunas en Berlín pero vuelven a reagruparse

Los manifestantes gritan consignas como "Abre la puerta" y "Somos el pueblo", mientras se manifiestan en Berlín sin mascarilla ni distancia social.

La Policía de Berlín ha ordenado la disolución de la manifestación de este sábado en la capital alemana para protestar contra las medidas de protección frente al coronavirus precisamente porque sus asistentes estaban incumpliendo la normativa de seguridad y distanciamiento social. La Policía ha confirmado que varios de los manifestantes decidieron emprenderla a botellazos con la Policía durante el inicio de la dispersión.

Posteriormente se han reagrupado en torno a la Columna de la Victoria de Berlín. En el tramo de la Avenida 17 de Junio, entre dicha Columna y la emblemática Puerta de Brandeburgo, se congregaron unas 30.000 personas, en un ambiente mayoritariamente festivo, mientras en las cercanías del Reichstag se producían algunos encontronazos con los antidisturbios.

La policía, que preparó para esta jornada un dispositivo integrado por 3.000 agentes, había acordonado la sede parlamentaria, pero cerca de un centenar de personas apartó las vallas, lo que generó los primeros disturbios.

Asimismo se produjeron escaramuzas junto a la embajada de Rusia, protagonizadas por grupos de ultras, mientras la policía procedía a tratar de calmar los ánimos de la gran concentración y conminaba a los presentes a mantener la norma de la distancia social y usar la mascarilla.

Ya por la mañana, la policía berlinesa había procedido a disolver la primera manifestación del día, con unos 18.000 participantes, ante la evidencia de que se desobedecía deliberadamente las medidas higiénicas establecidas.

La convocatoria de este sábado, como ha ocurrido en sucesivas marchas contra las restricciones desde finales de julio, aglutinó tanto a defensores de teorías de la conspiración o antivacunas como a ciudadanos que consideran vulnerada su libertad de movimientos, así como ultraderechistas y negacionistas del Holocausto.

Publicidad