Publicidad

SE CONSIDERA UNA DOBLE VÍCTIMA

La ministra Delgado se defiende ante los gritos de dimisión

Dolores Delgado ha vuelto a marcar distancias con el comisario Villarejo, que está en prisión. Ha dicho que no era su amigo, que no trabajaba con él, y ha criticado duramente a los partidos que se sirven de sus grabaciones para atacar al Gobierno. La ministra -que ya ha sido reprobada tanto en el Congreso como en el Senado- se considera una víctima y descarta dimitir.

Publicidad