Ya son 14 países europeos los que han decidido no dejar a elección de los padres la vacunación de sus hijos. Las autoridades se niegan a que enfermedades controladas desde hace décadas en Europa como el sarampión, las paperas o la meningitis vuelvan a ser un peligro para la población.

Holanda podría ser la próxima en sumarse a esos países europeos. Plantean no aceptar en guarderías ni colegios a aquellos niños que no estén vacunados.

En nuestro país el porcentaje de niños vacunados supera a lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que supone un 90%.

Esta medida ya la adoptaron otros países como Francia e Italia que decidieron penalizar el incumplimiento, incluso, con sanciones económicas para los padres.