El Parlament ha votado -esta vez sí- que se constituya "la república Cataluña, como estado independiente y soberano", con lo que se consuma la llamada DUI, declaración unilateral de independencia. Después de múltiples cambios de planes y contactos entre los independentistas, después de la declaración del día 17 -que Puigdemont dejó en suspenso- y de pensar en convocar elecciones, al final el Parlament ha votado separarse de España. El acuerdo es una copia del que firmaron hace unos días los diputados independentistas fuera del pleno, tras la primera declaración hecha por Puigdemont.

El pleno estuvo lleno de momentos tensos y hasta dramáticos, y los diputados no independentistas abandonaron la cámara para no participar en una votación que consideran destroza el ordenamiento jurídico y la convivencia en Cataluña. El voto fue secreto para tratar de evitar posibles responsabilidades ante la Justicia.